Protocolo Institucional de Protección de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos vulnerables

 La CLAR, en atención a sus Estatutos y al Horizonte Inspirador 2018-2021, y como lo han hecho y lo exigen otras instituciones eclesiales: “se deja afectar, como Vida Consagrada Latinoamericana y Caribeña renovando su opción por las/os excluidas/os de nuestro tiempo, manifestando que queremos caminar con ellas/os, haciendo nuestras las heridas de las personas más vulnerables y de todas las víctimas de las esclavitudes modernas: las mujeres marginadas y excluidas, la vida de los jóvenes en esta hora histórica, los adultos mayores, las culturas afro e indígenas, con especial mirada en la realidad amazónica; las personas migrantes, desplazadas y refugiadas; las víctimas de trata, tráfico y abuso; las personas con diversidad de género”. Así, pues, la CLAR, presenta el siguiente Protocolo Institucional de Cuidado y Protección de Niños, Niñas, Adolescentes, Jóvenes y Adultos Vulnerables, en su compromiso de “favorecer la ética del encuentro y del cuidado” (CLAR, Horizonte Inspirador pg. 9 y 16)